Talvez has soñado por años en independizarte y trabajar remoto. No saludar más a tu jefe o supervisor o trabajar horas que otros deciden por ti. Pero la idea también te causa miedo. Talvez quieras ser CEO algún día, pero no aún. Solo quieres ganar dinero en tus propios términos. Ser un freelancer puede ser la respuesta.

Según el Cuarto Estudio de Penetración de Teletrabajo en Empresas Colombianas 2018, realizado por el Centro Nacional de Consultoría, Corporación Colombia Digital del Ministerio TIC, el teletrabajo se consolida en Colombia con 122 mil teletrabajadores, multiplicándose por 4 desde 2012. Para el año 2020 el 50% de la fuerza laboral será digital.

¿Te suena atractivo?

Muchas de estas personas son freelancers a tiempo completo. Otros continúan con sus trabajos de 8 a 6 y hacen trabajos freelance durante su tiempo libre. La dinámica del mercado laboral ha evolucionado y las personas están hablando de un nuevo mercado laboral: Gig Economy. Ésta modalidad implica que las personas están siendo contratadas para trabajos puntuales y esporádicos. ¿Por qué? Las altas tasas de desempleo y la crisis de algunos países incitan a más personas a trabajar en esta modalidad ¿Te interesa?

¿Qué es exactamente freelancing?

Un freelancer o teletrabajador autónomo, es aquella persona que ofrece sus servicios a uno o más clientes al mismo tiempo. Estos servicios son usualmente ofrecidos a través de apps/webapps de la economía colaborativa como Zelectto. Casi todos los servicios que una empresa necesita pueden ser realizados por freelancers, incluyendo marketing, publicidad, tecnología, diseño gráfico, suporte financiero y contable.

Para ser un freelancer, lo primero sería preguntarte a ti mismo en qué eres bueno y qué servicios podrías ofrecer. Si tus habilidades pueden ser realizadas de manera remota, entonces eres candidato para esta modalidad.

Meme freelancer
Trabajo desde casa hoy, sin pantalones
Pros y Contras

Ya estás interesado y te gustaría comenzar. ¿Cómo lo haces?

  1. Escoge el horario en el que vas a trabajar. No importa si lo haces en tus tiempos libres o lo tomas como un trabajo de tiempo completo. Se claro contigo mismo y define el horario en el que lo harás. Esta premisa deberá ser compartida también con los clientes que tengas. Ellos deben tener claro cuál es tu situación.
  2. Eres un contratista independiente. Recuérdalo. Por esa razón es bueno dejar claras las expectativas de los clientes. Ellos van a demandar que el trabajo se realice bajo sus condiciones. Pon las tuyas también. Pero el trabajo igual debe ser completado a satisfacción del cliente o no tendrás una buena recomendación o una recompra.
  3. Tu trabajo vale. Ser freelancer te permite poner tus propios precios. Podrías ganar igual o más de lo que ganabas como empleado a tiempo completo. Pero aquí lo importante es que los definas bien para cubrir tus gastos y tener un extra para ti.
  4. Hay que tener las herramientas adecuadas para realizar el trabajo. Es un hecho. Unas son las herramientas propias del servicio que estás ofreciendo, cómo un computador, correo electrónico, programas especializados, etc. Otras herramientas son utilizadas para comunicación con clientes y entrega de resultados. En Colombia el 87% de los freelancers utilizan mensajería instantánea/videos o llamadas para comunicarse con sus clientes. El líder es whatsapp con un 54%. En términos de programas de conexión remota, el 27% utiliza TeamViewer. Finalmente, para organizarse con las tareas a realizar, el 28% utilizar Microsoft Excel por encima de programas como Trello y Wunderlist. ¿Cuáles herramientas serían las adecuadas para ti?
  5. Puedes escoger tus clientes. Estarás tentado a tomar a cualquier cliente, principalmente cuando estás empezando. Puedes hacerlo. Pero recuerda que también tu puedes escoger con quién quieres trabajar. Especialmente cuando hay clientes tan difíciles que preferirías volver al trabajo del 8 a 6.
Todo eso suena muy bonito, ¿no? También ser freelancer tiene sus desventajas.

Esta modalidad de trabajo no es perfecta. Tampoco es para todo el mundo. Aquí algunos de los inconvenientes.

  1. Tus clientes tienen sus propios horarios también. Es cierto que puedes fijar tus propios horarios en la mayoría del tiempo. Pero si un cliente debe verte a horas no laborales, necesitas ser tolerante y levantarte con los gallos!
  2. El trabajo no siempre es constante. Esto es particularmente cierto cuando ofreces un solo servicio. Al terminar, debes encontrar otro cliente. Siempre hay que diversificar y buscar no poner los huevos en la misma canasta. Un escritor freelancer, por ejemplo, podría tener un cliente que necesita blogs o newsletters dos veces a la semana, de manera recurrente.
  3. No serás exitoso de la noche a la mañana. Mantener una familia y a ti mismo puede tomar tiempo. Los freelancers tienen altos y bajos en sus ingresos. Así que aprovecha las vacas gordas y ahorra para las flacas.
  4. Manejar múltiples clientes y proyectos puede es retador. Muchas personas aman tener diferentes tipos de proyectos al mismo tiempo, otros no están acostumbrados. Necesitas un sistema de organización para no caer en retrasos con las entregas. Recuerda, hay muchas herramientas gratuitas para organizar tu tiempo y tus entregables.
  5. No tendrás prestaciones sociales ni beneficios adicionales.  Como freelancer no tendrás eso. Tu mismo debes pagar tus prestaciones sociales. Tus beneficios, serán los de freelancing: flexibilidad horaria, escoger tus clientes, mayor calidad de vida, etc. No tendrás una empresa que te de beneficios como un empleado propio.
¿Aún tienes dudas?

Al decidir, debes sopesar en una balanza qué te gustaría hacer. Si tienes familia, será mejor discutirlo con ellos también antes de tomar una decisión. Como freelancer te digo, es lo mejor que me pudo pasar. Trabajo más que antes. Pero organizo mi tiempo para jugar con mi hija y llevarla a sus eventos, estar con mi esposo y viajar.

¿Te gustaría ser freelancer y trabajar remoto?

Claudia de Zelectto

 

Comentarios

Your email address will not be published. Required fields are marked *
You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>