Te has preguntado alguna vez, ¿estoy comunicando correctamente los mensajes de mi empresa a los clientes?

En esta sociedad cargada de información, y donde no sabemos que pueda ser más útil si el BIG o el SMALL data para tomar decisiones, se nos hace difícil saber que es lo correcto. Vale la pena aclarar que el acceso a toda la información posible es bueno pero no lo es del todo. Se requiere hacer una pausa. Contar de 1 a 10 y entrar en la mente de nuestros clientes para saber que puede funcionar realmente.

En el famoso libro best seller estadounidense de los hermanos Chip y Dan Heath “Ideas que pegan” (Made To Stick), identificamos algunas herramientas que nos ayudan a comunicar correctamente las ideas de nuestro negocio. Te compartimos dos de ellas:

  1. Factor sorpresa:

Ya no nos sorprenden publicaciones, correos electrónicos o quizás llamadas de telemercadeo que empiecen con las populares frases: “Nos encanta que hagas parte de nuestra base de clientes”, “Un gusto saludarle, estamos aquí para servirte”, “Eres un cliente selecto para nosotros, por eso…”. Recibimos tanta información de millones de empresas que ya no le prestamos atención a ningún mensaje. Utiliza en tus campañas comerciales algo que realmente sorprenda a tu audiencia, algo diferente, creativo, piensa fuera de la caja.

Te voy a dar un ejemplo:

Si eres una empresa que vende vehículos usados, no uses los mismos mensajes de siempre: “Vehículos usados que parecen nuevos” o quizás, “Es hora de cambiar de carro, y ¿por qué no uno usado?”. Qué tal si intentas algo como: “Las bicicletas son mejores que los autos: menos estrés, más aire puro, la naturaleza y tu son uno solo” y continuas con un mensaje diciendo … igual si te cansas, ¡la bici la guardas en el amplio baúl de nuestros carros! Algo completamente opuesto, ¿cierto? Pero de seguro hará parar el tráfico.

Debemos hacer un esfuerzo por entender que está esperando mi cliente potencial que yo le diga como negocio, para no decirlo. Hay que sorprender, incluso a veces con un poco de humor.

  1. Sé concreto…la gente no tiene tiempo

¡Por favor se concreto! No hay tiempo para leer más de 3 párrafos en un mensaje publicitario y no puedes dejar para lo último, la invitación a la compra; expresa en tu publicidad y en tus campañas comerciales (3) preguntas claves: ¿por qué?, ¿qué? y ¿cómo?

  • ¿Por qué del mensaje?
  • ¿Qué quieres obtener?
  • ¿Y cómo lo puedes llevar a cabo?

En el siglo XXI todos los empresarios nos encontramos en guerra. ¿Qué esperas para preparar la infantería, aprovisionarte del armamento adecuado y conseguir tus aliados estratégicos?

Nina de Zelectto